Si se cruzan con un coreano, invítenle un trago, México paga

De milagro, pero México está en octavos de final. Y el día de hoy no fue por méritos propios, si no gracias a la victoria in extremis de Corea de Sur ante Alemania. En el horizonte, Brasil se antoja como el rival al que se enfrentará el Tri en la siguiente ronda. Habría sido demasiado injusto caer aliminados después de los dos primeros partidos que realizó el equipo de Juan Carlos Osorio…

Jesús Gallardo vio a los trece segundos la tarjeta amarilla más rápida de la historia de los mundiales. El lateral izquierdo fue amonestado en una disputa por alto en la que el colegiado creyó que el ’23’ del Tri golpeaba con el brazo en la cabeza del jugador sueco.

En el minuto 27, y después de una posible mano de Chicharito en el área mexicana, los árbitros del VAR le comunicaron al árbitro que consultara la jugada en la televisión para decidir. Fueron unos segundos en los que los corazones de la afición mexicana se helaron esperando la decisión del silbante, que finalmente decidió no pitar nada. La cara del delantero del West Ham mientras esperaba a que el árbitro tomase una decisión mostraba una incredulidad total.
Osorio repitió una alineación por primera vez en los 51 partidos al mando del Tri… y perdió. El buen papel del equipo ante Corea del Sur fue motivo más que suficiente para devolver la confianza en estos once hombres, que no pudieron repetir la victoria.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *